Ser madre soltera: una elección llena de ventajas

Cuando sin tener pareja estable, o teniéndola pero sabiendo que la relación no tiene demasiado futuro una mujer se queda embarazada, la elección de tener al bebé es por lo general en un primer momento muy dura. Dura para ella, dura para su familia y dura para el pequeño, que sabe que tendrá que vivir sin un padre. Sin embargo, cuando parece que el cielo está totalmente negro siempre hay un ápice de luz al final del túnel y hoy vamos a hablar precisamente de la elección de ser madre soltera y de las ventajas asociadas que tiene, porque aunque parezca que no, si que las hay.

Ser madre soltera: una elección llena de ventajas

Más tiempo para el peque: no es la primera vez que comentamos que cuando un niño llega a la familia se produce por lo general un desgaste en la pareja porque se le dedica menos tiempo, ya que deja de ser lo primordial. Sin embargo, al estar soltera no tendrás este problema y tendrás más tiempo para tu niño.

Divorcio: si las cosas ya no iban bien, estar juntos solo por el hecho de tener un hijo podría suponer importantes problemas más adelante, en caso de producirse el divorcio. Las custodias compartidas o quedarte sin tu pequeño porque tu pareja está en mejor situación puede ser algo que es preferible zanjar en un primer momento. Si la relación en sí misma no va, un hijo será incapaz de unir a los padres y a él solo se le ocasionarán problemas.

Tú decides: al estar tu únicamente a cargo del pequeño serás tú la única que tome decisiones sobre él, algo que en las parejas también suele ser una fuente de conflictos. Así que aunque sea muy duro, lo de ser madre soltera también tiene algunas ventajas como habrán podido ver.