Exprésate con eficacia

oficina

Si bien conectarse o no con los demás muchas veces tiene que ver con la química, en otras oportunidades, comunicarse con eficacia y hacernos entender puede trabajarse, aplicando una serie de habilidades empáticas. Concelas y empezá a ponerlas en práctica.

Crea un clima agradable. Practica la escucha sensible, prestando atención al otro, y siendo comprensivo y considerado con quien viene a comunicarte algo y no sabe cómo hacerlo.

Sé honesta. No ocultes tus emociones, por el contrario, deja que se manifiesten. Para que la comunicación no se convierta en algo turbio y confuso, ser francos es clave.

No interrumpas. Bajo ninguna excusa, ni para expresar conformidad o desacuerdo, ni para cambiar de tema y llevar las riendas de la charla. Sé respetuosa del espacio del otro para comunicarse.

Piensa en el prójimo. La verdadera empatia es querer saber cómo se siente el otro realmente. Confia en tu intuición y abrite a los sentimientos ajenos.

Saca el stand by. Deja atrás los prejuicios y las perspectivas egocéntricas de siempre. Por el contrario, mantené una receptividad sincera, una mente abierta y disponete a recibir distintas sensibilidades de quienes te rodean.