Cómo ayudar a un amigo en problemas

ayudar

La conocida frase dice: «Un buen amigo es aquél que acude cuando los demás huyen». Por ello, cuando comenzamos a observar que nuestro amigo se comporta de manera «extraña», está triste y desganado debemos acudir en su ayuda.

Un problema silencioso

La Licenciada en Psicología Elena Fernández sostiene que cuando una persona está deprimida, está triste. Debajo de ello hay mucha bronca y, más profundamente, frustraciones por algo importante que aconteció en su vida. En consecuencia, la depresión es mucho más que «estar amargado» y, por ello, el problema debe ser tratado con seriedad.

Resistencia

Es probable que su buena voluntad y ganas de ayudar se vuelvan en su contra. Precisamente, la depresión tiene efectos devastadores en las relaciones interpersonales y las personas que la padecen, en su resistencia a ser asistidas, generan discusiones que, muchas veces, persuaden a abandonar la empresa de ayudarlas.

Mucha paciencia

Esta resistencia, junto a nuestra voluntad por «recuperar» a nuestro antiguo amigo, nos lleva a atravesar dilemas con nosotros mismos generándonos bronca y frustración. Es muy importante que lo trate con paciencia pe también con fortaleza y decisión.