¿Existe una alimentación que potencie el deseo sexual? (II)

pareja fases2Hombres y mujeres pueden sufrir, en algún momento de sus vidas, una disminución de la libido. Desde los diferentes medios de comunicación, es muy común asistir a publicidades de productos que prometen «erradicar» de raíz este problema. Sin embargo, en vez de confiar ciegamente en «soluciones mágicas», podemos empezar por llevar una nutrición que no sólo se centre en el aspecto «estimulante» sino que, además, contribuya a equilibrarnos física y mentalmente. Seguiremos viendo la opinión de los especialistas sobre si existe una alimentación que potencie el deseo sexual.

¿HAY DIFERENCIAS, EN CUANTO A LA CANTIDAD Y TIPO DE ALIMENTO QUE SE ACONSEJA INGERIR PARA POTENCIAR EL DESEO SEXUAL, SEGúN SI SE ES NOMBRE 0 MUJER?

Algunos alimentos son más útiles para el hombre como, por ejemplo, aquellos ricos en Selenio y Zinc, y otros actúan más específicamente en la mujer, como la palta y el azafrán. Sin embargo, podemos decir que todos los alimentos mencionados anteriormente, mejoran oran la función sexual de ambos sexos.

¿SE PUEDE PRODUCIR UNA ALTERACIÓN ORGÁNICA POR UN EXCESO DE COMIDA AFRODISÍACA?

Por ejemplo, si hay problemas hepáticos, el cacao, la nuez y el maní, deben ingerirse con precaución. Si existe un cuadro de gastritis, las especias estarán contraindicadas y, si el problema son los divertículos, el excesivo consumo de apio puede provocar cólicos e irritación. Por eso, siempre es conveniente asesorarse con un profesional.

¿QUÉ FRUTAS Y QUÉ VERDURAS SE CONSIDERAN VIGORIZANTES?

Entre las de mayor poder «vigorizante», se encuentran el apio, la palta (aguacate), el ananá (piña), la zanahoria, los espárragos, el alcaucil (alcachofa), los higos y los rabanitos.

primera cita

LA CALIDAD DE LA VIDA SEXUAL, ¿SE ENCUENTRA INFLUIDA DIRECTAMENTE POR LA NUTRICIÓN QUE SE LLEVA?

La alimentación influye en todas las áreas de una persona. Una alimentación deficiente generará desvitalización, lo cual se advertirá, también, en el plano sexual. Una alimentación que, por ejemplo, agreda al hígado, generará una disminución de la potencia sexual. Necesitamos aprender a vernos íntegramente; no podemos separar un área de otra.