Veladas románticas sin planificar: échale imaginación al momento

Planificar una velada romántica en casa resulta un detalle al que pocos sabemos resistirnos. Pero, y si le quitamos el punto de planificar, y vamos improvisando sobre la marcha ¿No resultaría mucho más romántico? Sin duda que si, aunque esta claro que la improvisación no es el fuerte de muchos, y por eso hoy les damos algunas claves para hacer que esa cena, esa cita o esa celebración espontánea se conviertan en un recuerdo de por vida.

Echarle imaginación al momento no requiere de demasiada práctica, basta solamente una cosa: dejarnos llevar. Eso e intentar que nuestra pareja se lo pase bien. Por ejemplo abrir la alacena y ver que hay para preparar juntos la cena, llevártelo a la ducha sin ni siquiera preguntar, o simplemente empezar por un masaje que no se esperaba son varios buenos comienzos que sin duda le dejarán alucinado.

Claro que muchas y muchos no se atreverán a tanto sin antes haber pensado en algunas cosas, con lo que si no se sienten seguros para esa velada romántica improvisada, pueden hacer una con planificación, para ver cómo reacciona su pareja, y de paso para ver qué es lo que más le gusta y lo que menos, y que luego todo salga a la perfección.

Además este tipo de iniciativas son beneficiosas tanto para las relaciones que acaban de empezar, como aquellas con las que llevamos tiempo y parece que los años han minado esa capacidad de sorprender a nuestra pareja. ¿Alguno de ustedes ya lo ha probado? ¿Qué les parece si comparten con nosotros su experiencia?

Ir arriba