Los aliados de la buena suerte

suerte2

La intuición: Será una brújula para guiar nuestras vidas si la trabajamos y desarrollamos. Practica con las técnicas del libro o busca las tuyas propias. A medida que vayas afinando en tu parte intuitiva, tus decisiones serán más acertadas.

La visualización: Una de las mejores maneras de atraer lo que quieres es ponerlo en imágenes en tu mente. Así estarás enviando al universo un mensaje claro de lo que buscas para ti. Vicente Cassanya propone el uso de la técnica del collage, para crear tu propio panel de la suerte que actuará como un imán con tus objetivos.

El lenguaje de la casualidad: Cuando queremos algo y damos el primer paso para conseguirlo, el universo conspira en nuestro favor. Por ello nos envía señales que, si somos capaces de detectar, nos indicarán por dónde continuar. Las sincronías del universo van mucho más allá de las meras casualidades, y serán las mejores pistas de que vas por el camino correcto.

La información: Los libros son muchas veces los mejores aliados. Una vez que hayas definido tus objetivos, abre bien la mente y el corazón y acude a diferentes fuentes de información, para reunir todos los datos que puedas sobre lo que has decidido emprender. A veces una sola frase puede cambiarnos la vida.

El orden: Para crear orden en nuestra mente, debemos crear armonía en los espacios que ocupamos. Tira todo lo que ya no sirve y crea un nuevo orden en tu conciencia. Cuando tengas todo mucho más claro, podrás fijar tu concentración en desarrollar tus cualidades y potenciar el nuevo orden de prioridades que has establecido en tu vida.

El arte del no hacer: Si nos esforzamos por darle al mundo lo mejor de nosotros mismos, después no debemos hacer nada más. Hemos de confiar en que lo bueno llegará a nuestra vida sin obsesionarnos por la forma en cómo lo hará. Tratar de controlarlo todo bloquea la magia de la vida. Es mejor poner lo mejor de nosotros mismos y relajarnos, confiando en que el cosmos traerá a nuestra vida resultados mucho mayores de los que nuestra mente controladora hubiera podido conseguir.