Cómo gustarte a ti mismo

mujer feliz3

Si nos aceptamos y queremos tal como somos, sin prejuicios ni temores, nos encontraremos a gusto en nuestra piel…

Pasa algún tiempo en soledad intentando conocerte, observando tus virtudes y tus deseos.

Deja de decir cosas negativas sobre ti mismo.

Anota aquellas osas que te agradan de tu aspecto y tu personalidad. Estúdialas frente al espejo. Lo que ves debe ser coherente con tu naturaleza.

Proponte cuidarte, respetarte y aceptarte en cuerpo y alma.

Recibe con naturalidad los cumplidos.

Deja de compararte con los demás todo el tiempo

Cada día mírate al espejo y repite: «Me quiero, me gusto y hoy haré algo bueno por mi cuerpo y mi salud».

Pasa a la acción: apúntate a un curso de yoga, que es maravilloso para el equilibrio del cuerpo y la mente, o emprende otra práctica saludable.

Deja de pensar en lo que no tienes o en lo que no puedes hacer y comienza a concentrarte en lo que tienes y en lo que sí puedes hacer.

Impide que tus sentimientos respecto al pasado afecten tus acciones del presente.

Despreocúpate de los asuntos sobre los que no tienes control.

Pide a tus amigos que te digan lo que les gusta de ti y créeles.

Y, ante todo, renuncia a querer agradar a todo el mundo.