Embarazo más alla de los 35 años: consecuencias de retrasar la maternidad

Hoy vamos a volver a hablarte de nuevo de algunos de los problemas del estilo de vida al que nos hemos acostumbrado, de dejarlo todo para luego y de centrarnos en nuestro presente con aquello que tenemos delante. En este caso, me gustaría hablar del embarazo más alla de los 35 años, y precisamente de las principales consecuencias de retrasar la maternidad. Lo cierto es que la edad es un problema tanto como para la concepción como para luego tener al bebé, con lo que deberías de tener en cuenta ciertas cosas antes de dar el paso, cosas extras que deberías añadir a la decisión ya habitual

maternidad

El embarazo es complicado para cualquier mujer, pero la edad puede influir en la manera de llevarlo. Por encima de los 30, las mujeres de hoy en día nos seguimos sintiendo muy jóvenes, en parte porque somos mucho más activas que en el pasado, y en parte porque se ha alargado de forma considerable la esperanza de vida. Sin embargo, el problema físico no es fácil de subsanar, ya que conseguir quedarse embarazada más allá de los 30 se hace algo bastante más complicado que antes de esa fecha.

Por ello, es importante que tengas en cuenta básicamente que en realidad no eres la misma que con veintitantos, así que apúntate bien lo de tener que sacar energía de dónde sea una vez te decidas a dar el paso, porque vendrán unos cuantos años en los que en realidad no vas a poder parar. También sería conveniente algún tipo de baja para poder cuidar al bebé, y planificar el cuidado tras esa baja legal a través de una guardería o renunciando uno de los dos padres a parte de la jornada laboral.