El sexo oral no convence a los electores belgas

votantes-belgas

Tal sólo 3.303 votantes belgas estarían dispuestos a cambiar un voto por una felación. Así lo demuestran los resultados que ha obtenido Tania Derveaux, la candidata al Senado belga que prometió en su campaña electo¬ral otorgar 40.000 felaciones a cambio del apoyo de los votantes, quienes debían inscribirse en su página web. Esta iniciativa provocó un gran revuelo en la prensa belga, pero no por ello ha conseguido que el partido NEE, al cual pertenece Derveaux, sea algo más que uno de los más minoritarios de Bélgica.

El origen de la campaña surgió cuando la candidata ofreció 400.000 «jobs» (trabajos en inglés) para parodiar a su opositor, pero un seguidor le preguntó que por qué no ofrecía «blow jobs» (felaciones en inglés), y entonces decidió lanzar una campaña paralela (aunque no pretendía realmente llevarla a cabo) donde aparecía semidesnuda en todas las fotografías y ofrecía las felaciones. El resultado fue el de un 0,18 por ciento del total de los votos.