El deseo: mitos y verdades

deseo

Aún hoy existen falsas creencias muy arraigadas acerca de la sexualidad. Los expertos aclaran esos conceptos según las últimas investigaciones médicas.

Los hombres fantasean más sobre el sexo que las mujeres:

FALSO. Las mujeres fantasean muchísimo sobre sexo, sólo que no lo cuentan. Lo piensan mucho, pero no lo comparten con su pareja y a veces ni siquiera entre amigas. Una de las causas por las cuales las mujeres se excitan más es por sus fantasías.

Las mujeres pueden llegar al orgasmo sólo con las fantasías:

VERDADERO. De hecho, hay un estudio en el que se muestra que el 64 por ciento puede llegar al orgasmo sin siquiera el contacto físico, con sólo pensar en lograr el éxtasis. Esta investigación de laboratorio confirma que estos orgasmos espontáneos tienen las mismas manifestaciones físicas -aceleración del ritmo cardíaco, aumento de la presión arterial- que las producidas por la estimulación del clítoris.

Las mujeres pueden tener múltiples orgasmos y los hombres, no:

VERDADERO. No es un mito, es una realidad fisiológica. Las mujeres, con la estimulación adecuada, pueden tener un orgasmo después de otro y continuar mientras les dure el vigor. Sin embargo, la mayoría de los hombres necesitan un descanso después de la eyaculación, antes de estar listos para otra vuelta y este período puede ir desde pocos minutos a varias horas, según la edad y el estado de ánimo.

Las mujeres experimentan mayor placer sexual que los hombres:

FALSO. Además, es absurdo porque no hay manera de comparar, no existe un parámetro de comparación.

No existe el punto G.

FALSO. El punto G existe. Existe el femenino y también existe el punto G masculino. El punto G masculino es un punto que está entre los testículos y el ano, que tiene que ver con un reflejo que va hacia la próstata. Y el punto G femenino está por detrás del hueso púbico, en la cara anterior de la vagina.