Claves para la comunicación positiva en pareja

comunicacion-pareja

Los problemas de pareja no se solucionan de un día para otro, se necesita un tiempo para que los cambios positivos aparezcan. Ponte objetivos pequeños y alcanzables y los resultados serán más fáciles de obtener. Elige dos o tres de las habilidades de comunicación que te parezcan más útiles para tu relación y practica con ellas.

Elige un momento oportuno para ambos. Si te mueres de ganas de hablar pero tu pareja está ocupada, informa de tu deseo y buscad juntos el momento idóneo para hablar. No intentes competir con las distracciones. Iniciar una conversación cuando tu pareja está viendo la televisión o cuando está abstraído en su pasatiempo preferido, es el camino más fácil para asegurarte su falta de atención e interés.

Habla con claridad: expresa lo que deseas y manifiesta lo que te molesta. Exprésate de forma sencilla, no te andes por las ramas. No esperes que tu pareja te averigüe el pensamiento. Intenta ser específico y concreto. La información ambigua y los términos vagos dan lugar a malentendidos.

Sé breve. En la comunicación de pareja debe existir un equilibrio entre hablar y escuchar. Los mensajes breves son los que más facilitan el entendimiento entre los interlocutores.

comunicacion-pareja-2Cíñete al tema que estás exponiendo. Enfadarse por algo del presente y soltar una retahíla de reproches por asuntos del pasado, es un camino seguro para iniciar una fuerte discusión.

• Escucha sin interrumpir. Recuerda que para ser escuchado hay que escuchar. No conviertas el diálogo en un concurso para mantener la palabra.

Resume los puntos importantes de la conversación. Resume los minutos de discusión en una o dos conclusiones concretas.

Habla en positivo y no conviertas tu petición o sugerencia en una crítica. Intenta desterrar de tus conversaciones en pareja los juicios de valor encabezados por frases del tipo «Deberías…» o «Tienes que …… Este tipo di expresiones provocan mucho malestar en el interlocutor.

Aprende empatía. Empatizar significa ponerte en el lugar del otro, recoger sus emociones y observar el mundo desde su punto de vista.

Pon límites a tu sinceridad. Hay comentarios y críticas que no aporta nada a tu pareja aunque sean cierta. Si quieres cuidar a tu relación recuerda que… ¡la sinceridad sin delicadez es brutalidad!

Sé flexible. La flexibilidad es lo contrario de la rigidez, y se asocia a movilidad, al cambio y a la adaptad necesaria en toda relación de pareja.

Ir arriba