Amor: entrégalo de muchas maneras

Cuando se pronuncia la palabra “Amor” la mayoría de nosotros piensa inmediatamente en el amor romántico, el amor de pareja, la atracción sexual. Sin embargo, el amor es una manifestación de la conciencia humana tan amplia y diversa, que resulta absurdo limitarlo a un solo espectro.

Si pensamos que por no tener una pareja estable nuestras vidas carecen de amor, estamos muy equivocados. El amor también se manifiesta en la pasión que le imprimimos a nuestro trabajo, a las obras de caridad, a los animales de compañía, a nuestros amigos y familiares. A los desconocidos a quienes de pronto tenemos la oportunidad de ayudar de forma inesperada.

El amor es el máximo reconocimiento del otro. Es abandonarnos un poco para cederle espacio a los demás, a su propia existencia. Los actos amorosos van más allá de besos y caricias, también significa escuchar a los demás, celebrar sus logros, darles espacio para crecer, apoyarlos cuando estén en un mal momento…

Dar amor es la mejor forma de recibirlo, porque la sola satisfacción de ser generosos con los demás nos llena profundamente. Hay muchos que podrían necesitar de ti justo en estos momentos.

Pregúntate, ahora, si tu vida no está llena de amor.