¿Eres una persona hipersensible? Ataca la susceptibilidad desde la raíz (I)

Peter PanA veces, el más pequeño comentario, sobre su físico les molesta y lo toman como un insulto (aunque no sea así). Otras, lloran emocionados con la alegría que, en las noticias, muestran los premiados en la lotería. Las personas suceptibles o personas hipersensibles viven siempre, en lo que respecta a sus sentimientos, con la guardia en alto; algo que resulta agotador. El momento, las circunstancias y el interlocutor influyen para que esa susceptibilidad se agudice o, por el contrario, pierda su fuerza. De todas formas, cualquiera que se deje llevar puede ver fantasmas donde no los hay. Entonces, ¿cómo hacer para atacar la susceptibilidad desde la raíz?

– No piensas en lo que los demás piensan de ti. Es un veneno para la amistad y las relaciones familiares. Acéptate tal y como eres y no busques la aprobación de los demás.

No seas ácido, crítico, demoledor: no se puede ir por la vida dando manotazos a diestra y siniestra.

Confía en que las personas son buenas mientras no se demuestre lo contrario: cualquier ser humano, visto suficientemente de cerca y con ojos piadosos, terminará por parecerte una persona entrañable. (Plotino decía que todo es bello para el que tiene el alma bella); es cuestión de entenderle con compasión, de no etiquetarle por detalles de poca importancia ni juzgarle por la primera impresión externa.