¿Cómo se generan los pensamientos negativos? (II)

problemas suegra

Por lo general, los pensamientos negativos siempre parten de exigencias. Pensar que no podemos equivocarnos, que la gente que triunfa es perfecta, o que si cometemos errores los otros se burlarán, nos impide ver las cosas con claridad y optimismo. Pero, qué pasa cuando estos pensamientos negativos comienzan a afectar nuestra salud?

La Doctora Graciela Moreschi nos da su opinión al respecto: Los pensamientos disfuncionales son la base de las neurosis. Si tenemos pensamientos negativos podremos generar una depresión, o algún trastorno de ansiedad. Esto, a nivel físico, puede desarrollar síntomas como el ataque de pánico en donde hay todo un cortejo de síntomas neurovegetativos (sudor, mareos, taquicardia, ahogos, etc), hasta enfermedades más complejas.

Y el psicólogo Xavier Guix autor del libro Pensar no es gratis asegura que el costo mayro de «rumiar»(pensar y pensar repetidamente un problema) es que se gasta glucosa, el combustible del cerebro. Para Guix, cuando alguien dice que está agotado de pensar es literal: «Al pensar incluimos en nuestra química cerebral y los pensamientos no son neutros, porque están construidos con imágenes, sensaciones y voces que actúan como estímulos para nuestros estados internos. Es así como podemos alegrarnos o destrozarnos el día, a golpe de pensamiento» asegura en su libro.