Psicología: Terminar con las excusas y hacer algo «para nosotros»

El estudio nos abre nuevos caminos. Desde el placer de aprender algo nuevo hasta la chance de montar nuestro propio negocio, la capacitación nos brinda una amplia gama de posibilidades que no debemos desaprovechar. Terminemos con excusas como «no tengo tiempo» y comencemos hoy mismo aquel curso que siempre quisimos hacer.

Como dice la canción del cantautor español Julio Iglesias: «de tanto correr por la vida sin frenos (…) de tanto querer ser en todo el primero, me olvide de vivir…». ¿Nos pareciera que esta canción ilustra cómo nos sentimos frente a aquello que queremos cambiar o frente a aquello que nos gustaría hacer y no podemos? Estudiar canto, pintura, practicar yoga o realizar un curso pueden ser asuntos pendientes que pospusimos porque «teníamos otras cuestiones más importantes que atender». Por otra parte, la capacitación adquirida por rnetlib de cursos puede ser una excelente oportunidad para terminar con la rutina, emprender un nuevo negoció y descubrir una faceta desconocida de nuestra personalidad.

¿Por qué dejar para mañana…

…lo que se puede hacer hoy? Este refrán lo cumplimos estrictamente cuando realizamos nuestros deberes, pero, ¿qué sucede cuando queremos hacer algo «para nosotros»? El psicólogo Bernardo Stamateas opina: «No lo hacemos porque en nuestras agendas sólo figuran obligaciones y, simplemente, esperamos tener el tiempo libre para dedicarnos a lo que queremos». El tema es que muchas veces no encontramos ese espacio. En esta misma línea, el orientador espiritual Osvaldo Espinóla agrega que, en verdad, no creemos que lo placentero sea lo suficientemente importante en nuestra vida y no lo tomamos como algo vital. Entonces, engañosamente, lo postergamos con excusas como: «cuando mis hijos crezcan»; «cuando me jubile»; «cuando pague mis deudas». Ambos especialistas coinciden en que, detrás de esto, se esconde o bien un temor a empezar algo nuevo o, sencillamente, una creencia de que no nos merecemos estos placeres.

La importancia del estudio

Cuando niños, muchas veces nos hemos quejado por ir a la escuela o tener que estudiar disciplinas que no eran de nuestro agrado. Sin embargo, con el tiempo, comprendimos que el estudio nos permite desarrollar capacidades intelectuales que podemos emplear en nuestro provecho, ya sea en nuestra cotidianeidad como para realizar trabajos intelectuales o rentados. La capacitación es importante en este punto, porque los especialistas (maestros, instructores) nos ayudan a desarrollar los dones que tenemos y, de su mano, podremos llegar a otros niveles de complejidad de aprendizaje, adquiriendo nuevas actitudes y aptitudes que solos no podríamos desarrollar. Una nueva actividad nos permitirá no sólo observar nuevas visiones de la vida y del entorno, sino que se esclarecerán numerosos aspectos de la realidad.

Ir arriba