Ponerte en la piel de otro

ayudar

¿Cuántas veces has estado nervioso, triste o preocupado por algo, y un amigo ha hecho que te sintieras mejor con un simple gesto, mirada o palabra?

¿Tienes tú esta capacidad de empatia? Para desarrollarla, sigue estas pautas:

Intenta entender a la persona y hacerla sentir comprendida y apoyada.

Evita quitar importancia o ridiculizar los pensamientos y sentimientos del otro.

No juzgues ni sentencies diciendo: «Deberías haber actuado de otro modo».

Olvídate de ser el protagonista explicando que tú pasaste por algo mucho peor y más difícil.

No animes de forma superficial diciendo «Tranquilo, que todo en esta vida se supera», etc.

Escucha atentamente en lugar de dar la razón y seguir la corriente sin dar importancia al mensaje.

Sal de ti mismo y de tu mundo para intentar entrar en el mundo del otro.

No des consejos que no te piden. Limítate a escuchar y a demostrar que comprendes los sentimientos del otro.

Haz preguntas abiertas para que la otra persona sepa que estás interesado en lo que te cuenta.