El aroma de lo prohibído: Opium de Yves Saint Laurent

opium

Yves Saint Laurent decidió crear un perfume distinto a todos tras realizar un viaje a –la entonces prácticamente cerrada Occidente- China en 1975. Quería un perfume sensual, misterioso y lujurioso, que embriagara los sentidos y elevara a la mujer al éxtasis de la entrega. Un aroma prohibido que surgiera de los deseos más oscuros y contuviera todo el exotismo oriental.

Su nombre sería también polémico: Opium, la droga más sublime y peligrosa, mientras que su eslogan publicitario, escrito por el genial diseñador, fue: «OPIUM: PARA LAS QUE SE ENTREGAN A YVES SAINT LAURENT . Una hermosa mujer de ondulada melena en estado de éxtasis total y vestida de YSL Alta Costura le puso rostro a la fantasía oriental.

Su lanzamiento provocó un escándalo y una expectación jamás superadas en el mundo de los perfumes. En estos meses cumplió 31 años y es descarado y sensual como sólo las treintañeras saben serio. Despierta los deseos más ocultos así que, debe de ser usado con precaución…