Lo que nos vende la publicidad

publicidad

El uso del erotismo y el sexo en publicidad tiene un efecto colateral relacionado con los cánones de belleza que se fomentan en la actualidad. La utilización de cuerpos esculturales y bellezas estilizadas ha conseguido que, dejando al margen el artículo que se nos vende, intentemos emular el aspecto físico de los modelos que aparecen en los anuncios y que suele estar fuera de nuestro alcance.

Indirectamente se nos hace creer que es necesario -y posible-tener todo el tiempo un aspecto juvenil y se deforma la realidad hasta el punto de que para vendernos cremas anticelulíticas o productos de adelgazamiento se escogen chicas esbeltas que, sin embargo, parecen preocupadas por haber perdido la línea. Para los anuncios de cosmética, modelos de veintitantos y rostro perfecto nos ofrecen una crema antiedad insistiendo en que los cuarenta son para ella la mejor época de su vida. Incluso se nos ha convencido de que el secreto de la eterna juventud consiste en consumir agua embotellada o yogurt.