Aprende a huir de los extremos y vivir en un punto medio

blanco y negroHay personas que no saben vivir en grises: lo que no es blanco es negro. Grave error. Porque lo que no es blanco, a excepción de esos momento dolorosos de la vida, es gris: gris perla, gris marengo… Los matices son los predominantes en nuestra vida. A continuación los especialistas nos dan algunas claves para huir de los extremos y aprender a vivir en un punto medio.

1) Evaluar las situaciones en términos relativos: Conviene ubicar correctamente lo que nos ocurre dentro del continuo comprendido entre lo peor (cien por cien de sufrimiento) y lo mejor (0 por ciento) No es lo mismo tener una leve discusión que romper una relación.

2) Tener expectativas realistas: Trata de ver la cara positiva de lo malo y la cara negativa de lo bueno; es decir, de ser realista. Se trata de entusiasmarse por perseguir una meta, pero, a la vez, de contemplar las dificultades de llegar al objetivo.

3) Atribuirnos las responsabilidades que nos toque: Las atribuciones inexactas de responsabilidad nos llevan a caer en la dicotomía. Por ejemplo, en un trabajo en grupo, no podemos responsabilizarlos del 100% del resultado. Recuerda que hay gente implicada.