21 buenas razones para practicar yoga (III)

yoga4

MEJORA LA CIRCULACIÓN

Además, la respiración yóguica ayuda a conectar el cuerpo con su batería, el plexo solar, que cuando libera esa energía vital que allí se halla, produce un rejuvenecimiento físico y mental.

FRENA EL ESTREÑIMIENTO

Las úlceras, el síndrome de irritabilidad intestinal y el estreñimiento pueden deberse al estrés. Además de reducir a este último, el yoga, como cualquier otro ejercicio físico, puede aliviar el tránsito lento. Se cree que disminuye el riesgo de cáncer de colon porque el movimiento corporal facilita un transporte más rápido de los productos de desecho a través de los intestinos.

SERENA LA MENTE

El yoga reprime las fluctuaciones mentales. Es decir, disminuye las curvas mentales de frustración, arrepentimiento, enfado y miedo ocasionadas por las tensiones diarias. Y como el estrés está implicado en tantos problemas de salud -desde migrañas e insomnio hasta ataques cardíacos, quien aprenda a tranquilizar su mente, probablemente vivirá más tiempo y más sano.

AUMENTA LA AUTOESTIMA

Su práctica regular ayuda a acceder a un aspecto diferente de uno mismo. Experimentará gratitud, empatia y perdón, así como un sentimiento de que forma parte de algo importante y que vale la pena disfrutar la vida.

MITIGA EL DOLOR

De acuerdo con varios estudios, las asanas y la meditación reducen el dolor en personas con artritis, dolor de espalda, fibromialgia, síndrome del túnel carpiano y otras dolencias crónicas. Al liberarse del dolor, el estado de ánimo mejora, la persona se vuelve más activa y no necesita tanta medicación.

MEJORA LA POSTURA

Aumenta la propiocepdón, es decir, la capacidad para sentir lo que nuestro cuerpo está haciendo y dónde se encuentra en el espacio. Las personas con malas posturas suelen tener una propiocepdón pobre, que está relacionada con problemas en las rodillas y en la columna.

PUEDE CAMBIAR NUESTRA VIDA

En realidad, esta puede ser su mayor virtud. El Tapas es una espede de «fuego interior» que se alimenta con la práctica del yoga. El Tapas que desarrolla una persona puede extenderse al resto de tu vida para ayudarlo a superar la inercia y cambiar los malos hábitos sin grandes esfuerzos.