¿Y si te enamoras en la oficina?

Probablemente a más de uno le haya pasado. Y es que es totalmente lógico acabar enamorado del compañero o compañera de trabajo. Son muchas horas las que se comparten, es mucho tiempo para conocerse y el reto diario hace que nazcan vínculos fuertes que si bien en muchos casos son solo amistad, en otros pueden convertirse en algo más. Sin embargo, aunque puede parecer fantástico tener una relación con alguien del trabajo, no todo son ventajas por eso hoy reflexionamos sobre este tema justo a continuación ¿qué pasa si te enamoras en la oficina?

¿Cuántos inviertes en una relación amorosa?Lo que ocurre con el amor en el trabajo es que la posibilidad de pasar mucho tiempo juntos es más sencilla que cuando cada cual tiene su empleo y un horario distinto. Sin embargo, precisamente la principal ventaja se convierte también en el principal problema. ¿Por qué? Pues sencillamente porque en realidad en el trabajo tenemos retos, problemas y una rutina que no siempre es lo mejor para la relación. Y hacer de los problemas laborales problemas personales puede ser algo que acabe por tocar seriamente una pareja que está apenas en su fase inicial.

Pero no es solamente el problema de que el trabajo pueda afectarse, sino también el hecho de que necesitamos nuestro espacio propio, algo que es bastante difícil en el caso de que también vivas con esa persona, o que quedéis todos los días tras la jornada laboral.

Para hacer que el amor en la oficina se convierta en algo que puede sobrevivir a todos estos problemas tiene que ser algo en realidad compagine ambas cosas.¿Cuál ha sido tu experiencia?