Dale a la lengua

tongue

Ya estamos en Navidad, época de regalos, ¿quién dijo crisis?. Olvidaros de calcetines, pijamas y discos, un poco de originalidad nunca viene mal y un vibrador es una inversión de futuro que se amortiza a base de orgasmos. Es cierto que este tipo de artilugios resultan cada vez menos novedosos, como lo confirman las excelentes estadisticas de venta de la industria del sexo, un sector en constante crecimiento que en la última década ha logrado consolidarse como una seria alternativa a las tradicionales ofertas de ocio.

El producto estrella de las navidades es Tongue Joy, un silencioso y pequeño vibrador, de apenas 3,5 centímetros de longitud, que se coloca en la lengua y que hará las delicias de los amantes del sexo oral. El ingenio, además de la lengua, puede adaptarse al pene, al dedo o un dildo, gracias a unas gomas hipoalergénicas de tres tamaños diferentes. Además, se pueden adquirir por separado, unas fundas de diferentes colores y superficies. Y para que los que tengan piercing, el Pierced Barbell, una barrita de acero quirúrgico que se adapta al Toy Joy y se introduce en la lengua.

Como regalo es muy recomendable el pack Tongue Joy Romance Edition, que incluye el Tongue Joy, revestido con una elegante cajita de joyería, una batería externa para vibración regulable y función turbo, con el doble de potencia, cuatro fundas, el Piercid Barbell, las pilas y un manual de instrucciones.

Tongue Joy está disponible en Lasexshopencasa al precio de 79,95 euros, el pack Tongue Joy romance, 89,95 euros.