Comunicación: La importancia de un buen diálogo

pareja hablando¿Cuantas veces ocurre que nos juntamos con un amigo que no vemos desde hace mucho tiempo y no deja de hablarnos de sus logros, sus proyectos, su trabajo o su familia? Es probable que el encuentro nos deja un sinsabor lo suficientemente profundo como para poner en juego nuestra autoconfianza. Nos preguntamos: ¿No le importo?, «¿mi vida es tan poco interesante para que no quiera saber nada de ella?». O por el contrario, nos enfurecemos con la persona en cuestión, tildándola de narcisista o egoísta.

Tengamos en cuenta que el feed-back y la armonía de la charla también dependen de nosotros y de la fluidez que pongamos en la comunicación. No temamos hablar, ya que si la amistad es real y nuestro interlocutor nos aprecia de verdad, al invitarlo a reflexionar, podemos hacer algo positivo por le vínculo y, claro, distribuir bien los tiempos para hablar y entendernos mejor. Si todavía nunca nos pasó, ¡no nos convirtamos nosotros en ese amigo que no deja expresarse a los demás!