Cómo potenciar la intimidad de la pareja desde nuestra cocina?

En épocas actuales la vida de hombres y mujeres es duramente castigada por el estrés, las responsabilidades constantes, las demandas laborales y hogareñas y la dificultad por mantener una alimentación sana. Todo esto tiene efectos adversos en la salud y también en la sexualidad, quedando ésta relegada al final de la lista de prioridades. Sin embargo, así como tratamos de controlar el peso o el colesterol, también debemos ocuparnos de nuestra salud sexual. Llevar una vida sana, una alimentación equilibrada realizar actividad física, son pilares que fortalecen la vida sexual.

Para cada problema, una solución nutricional:

¿Estás siempre cansado/a?: Come hidratos de carbono complejos. Estos alimentos aportan energía de utilización prolongada y disminuyen el estrés.

¿Donde encontrarlos? Están en los cereales integrales, preferentemente en grano: arroz integral, avena, cebada, centeno, trigo, trigo burgol, trigo sarraceno, mijo, maíz, etc.

¿Falta de deseo? Consume alimentos ricos en minerales: Son fundamentales para aumentar la líbido. Entre ellos, los más importantes son el fósforo, el calcio y el magnesio.

¿Donde encontrarlos? En la carne vacuna, pescado, verduras y frutas frescas, lácteos, huevo.

¿La libido no está en su mejor nivel? Evita las hipergluceminas (glucosa elevada en sangre): Cuando hay demasiada glucosa en sangre, el hígado la transforma en lípidos lo cual desactiva un gen llamado SHBG (globulina fijadora de las hormonas sexuales) y reduce la cantidad de proteína SHBG en sangre. Unas cantidades anormales de SHBG también alteran el delicado equilibrio entre estrógenos y testosterona y esto se acosia con el deseo sexual.

¿Consejos?: Realizar control médico anual para chequear el valor de glucosa sanguínea.

Ir arriba