Claves para cambiar y vivir más feliz (I)

Busca la verdad

Buena parte del repertorio automático de explicaciones que nos damos acerca de nuestro comportamiento o el de los demás suele ser una forma de mecanismo defensivo del ego. La sinceridad exige tomar conciencia tanto de las reacciones de miedo y autoprotección como de los recursos mayores de nuestra alma. Cuando estés dispuesto a aceptar toda la verdad, sea la que sea, tendrás más recursos interiores para afrontar lo que se te presente.

Para un momento

Observa por un momento antes de reaccionar.Y si ya te has puesto en marcha, observa tu reacción. No actuando según tus impulsos automáticos ni reprimiéndolos (simplemente observándolos) comienzas a entender qué los hace surgir, su origen, y crea aberturas para comprender por qué reaccionas así.Y también para saber qué acción (no reacción) es la que más te conviene en este momento dado.

Sé receptivo

La personalidad limita la experiencia de uno mismo obstaculizando la percepción de esas partes que no encajan bien en la imagen que tenemos de nosotros mismos. La vida es mucho más completa de lo que vemos en la película mental que nos hacemos. Relaja el cuerpo, acalla el monólogo mental y permítete observar la situación completa y contactar con tus cualidades y recursos que te ayudan a crecer.

Busca un buen apoyo

Para desarrollar nuevos recursos personales te ayudará buscar a algunas personas que te animen y actúen como testigos de tu crecimiento. También paedes sumarte a grupos, asistir a seminarios y talleres y buscar situaciones que favorezcan tu desarrollo. Organiza tus días de forma que te quede nempo para las prácticas personales que te nutren el alma.