¿Cómo comienza el juego de la seducción?

seducir1

Para empezar a seducir, lo primero que debemos conseguir es que la atención de la persona elegida se dirija hacia nosotros. Si quieres empezar a seducir a alguien, necesitas llamar su atención durante unos segundos valiosísimos. De todo el contexto que os rodea, tu persona será la única que destaque, la que tenga más luz por unos momentos. Esos momentos -unos segundos de su atención puesta en ti- has de aprovecharlos al cien por cien. Tu objetivo fundamental, en el tiempo que dispones, es que se interese por ti.

Cuando consigas su interés, empezará el juego de la seducción. Y para empezar a captar su atención… ¿cual es el principal consejo para el aprendiz de seducción?: utiliza la mirada. Pero no cualquier mirada. Cuando miramos a alguien que nos gusta y queremos seducir, lo hacemos de una manera muy peculiar. Utilizamos una mirada seductora. Miramos de manera intermitente, la pupila se dilata y nuestros ojos brillan más y se muestran más bellos.

Nuestros ojos se visten de gala para seducir a nuestro objetivo. Mira seductoramente y… espera a ver qué ocurre. ¿Cómo responde a tus miradas? Interpreta sus señales y mira si responde positivamente. La seducción necesita de la reciprocidad entre dos personas. Entre seductor y seducido tiene que existir un intercambio, si no el juego se acaba. Has puesto en juego tu mirada ¿qué ha ocurrido? Se trata de poner en marcha una serie de estrategias y ver qué ocurre… ¿seguimos seduciendo? ¡Sí, si! Él ha respondido a tus miradas. Pues, entonces, tú y yo continuaremos…

Ir arriba