Sexo en sitios distintos ¡Anima tu líbido!

Si. Es cierto. La cama es muy cómoda. Pero hay que reconocer que la cama es también aburrida. Quedarse solo en ese lugar para las relaciones por un lado por el hecho de que «es la norma» y por otro por la comodidad que supone y los lios que nos puede evitar es para algunos lo que hay que hacer y para otros no es más que pasar por la rutina de toda la vida. Precisamente por todo esto, cuando una pareja es capaz de hacerlo siempre en la cama sin aburrirse, o es capaz de innovar sin caer en el exceso, todo va bien. Pero ¿qué pasa cuándo cada uno de los miembros de la pareja piensa distinto? Ahí vienen los problemas…

Aquel que quiere «salir de las fronteras de la cama» acaba aburrido de pedirlo y se le pasan las ganas. El otro siente una extrema presión porque intentan sacarlo de un entorno que para el era el «normal». ¿Y qué se hace en estos casos? Pues lo mejor es lo que siempre hay que hacer en pareja: el consenso.

Está claro que la vida en pareja es una cuestión de ceder. Pero ceder ambos. Así que si se encuentran en una paradoja similar, deberían tener en cuenta que los dos han de hacer por resolver el problema. El que no quiere salir de la cama tendrá que salir. Y el que quería hacerlo colgado de un árbol tendrá que conformarse con lugares un tanto más «clásicos». Al menos al inicio.

Ir arriba