Libera tu lado salvaje (II)

pareja salvajeUna pizca de magia

En todas las sociedades, este tema es tan importante que los investigadores decidieron analizarlo en profundidad. Un famoso estudio realizado en Estados Unidos, que evaluó el comportamiento de varios hombres para corroborar cómo respondían sus mentes a estímulos sexuales, reveló que al observar películas pornográficas, ciertas zonas del cerebro se activaban en los momentos de excitación para liberar neurotransmisores (especialmente, adrenalina), y aumentaba el ritmo cardíaco.

Es que el deseo y el placer en el ser humano tienen un alto grado de componentes biológicos, mientras que la sexualidad humana se basa en señales y códigos culturales: mandatos que construimos y que bloquean nuestra espontaneidad, reduciéndonos muchas veces a sólo una pequeña parte de lo que realmente podemos o verdaderamente deseamos. Aunque no es fácil salir de ese «sistenr de mandatos sin un sostén psicoanalíti que nos permita trabajar nuestros b queos, el hecho de querer intentarlo ya un gran paso.

Tratar de acercarnos más a nuestro c tado animal tiene que ver con aprovec cada recurso. En general, a la hora sexo, solemos usar el tacto. Pero si buscamos darle mayor importancia a los sentidos, desde un costado más ¡ sitivo, podremos encontrar caminos rápidos hacia un estado de desenfi sexual. Claro que para ello es neces una gran confianza con nuestra parej que la libertad compartida suele dar nos miedo a ser experimentada. Por como solemos reiterar desde Psico Positiva, el diálogo abierto y sin tai es fundamental para que la palab convierta, aquí también, en acción.

CONSEJOS QUE NO FALLAN

Ver películas eróticas para copiar ideas o incentivarnos.

Jugar con los sentidos, aumentando el deseo a través del gusto y el olfato.

Adquirir y usar lencería erótica muy sugerente y sexy.

Leer libros especializados en el tema

Buscar en nuestro interior y tratar de sacar a la luz nuestros más secretos deseos. Visualizarlos es un primer paso.

Hablar con nuestra pareja, si fuese necesario, para compartir la búsqueda de experiencias más intensas.