Formas de aplicar la ternura en las diversas zonas erógenas

Boca: Los labios son una zona muy sensible y pueden ofrecer una gran variedad de sensaciones placenteras, ya que se encuentran llenos de terminaciones nerviosas. Estimularlos mediante el tacto, besos, mordiscos o con la lengua puede resultar muy excitante y placentero.

Cuero cabelludo: Las caricias y masajes en el cuero cabelludo, el pelo, las sienes y la frente pueden producir en algunas personas diversas sensaciones relajantes y placenteras.

besarOrejas: Poseen muchas terminaciones nerviosas; para algunas personas, la estimulación del lóbulo de la oreja, chupándolo, acariciándolo, besándolo, mordiéndolo y presionándolo suavemente, así como con la introducción de la punta de la lengua en el interior de la oreja, son prácticas que pueden producir gran excitación y placer.

Cuello: Un masaje en el cuello puede resultar relajante y estimulante, así como las caricias, besos y mordiscos sobre el mismo.

Espalda: Acariciar, rascar, besar y masajear la espalda de la pareja puede relajar, liberar tensiones y producir sensaciones agradables.

Pies: Constituyen una zona repleta de terminaciones nerviosas, por lo que son especialmente sensibles a la estimulación, mediante besos, masajes, caricias, cosquillas, etcétera.