El arte de tocar

tocando

El tacto es el sentido más olvidado. Cuando nos tocan, en lugar de estar presentes en lo que sucede, sintiendo, solemos pensar en algo. Por tanto, haz estas pruebas:

Toma la mano de una persona y experimenta distintas maneras de tocarla: con suavidad, con firmeza, con lentitud…

Siéntate o acuéstate en una habitación a oscuras y silenciosa. Acaricíate y siente tu mano deslizándose por todo tu cuerpo.

Juega con otra persona a tocaros sin utilizar las manos: con la espalda, la cabeza, la oreja, las piernas. Puedes hacerlo contigo mismo, «sintiendo» las sábanas, la pared, el espejo, la alfombra.

Siente el frío o el calor, la brisa o el viento sobre tu piel.

Percibe la ropa que llevas puesta. Mientras te mueves, explora tus sensaciones si tocas botones, cremalleras, costuras…

Toma elementos de tu entorno: una piedra, una flor, un papel, un lápiz. Cierra los ojos para explorarlos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here