Cosas que se aprenden (¿sólo?) con la experiencia (I)

experiencia

La mayoría de las veces, las mujeres hacen caso omiso a la voz de la experiencia en cuanto al amor. Ya sea una madre, hermana o amiga quien haga gala de sabiduría, siempre será poco menos que ignorada hasta que la aconsejada en cuestión viva en carne propia aquello que le advirtieron. ¿Crees que puedas saltarte el examen?:

1. Sí, lo olvidarás: Cuando ocurre una ruptura amorosa, la promesa es siempre la misma: “Lo olvidarás, y luego te reirás de cómo llorabas por él”. En esos momentos parece imposible, pero esta es una de las pocas certezas que puede regalarte la vida.

2. De nada sirven los celos: ¿Qué tal si te engaña?, te preguntas. Pero pocas veces haces el trueque por esta suposición, más positiva: ¿Y qué tal si no? Si sucede, sentirás dolor, sí, y tu sospecha nada habrá hecho para evitarlo. Y si no sucede, perdiste tiempo valioso que pudiste aprovechar siendo feliz a su lado.

3. En verdad, no puedes cambiarlo: Por mucho que pienses que tu amor lo puede todo, hacer que sea otra persona no está entre tus virtudes. Lo mejor será elegir a alguien compatible contigo: que le importen las mismas cosas, casi de la misma manera en que a ti te importan. Si no, ambos tienen un largo camino de infelicidad por recorrer…

(Continúa)