Conflictos en el trabajo: Cómo superar la angustia y el estrés

Los problemas laborales pueden ser una fuente constante de angustia y estrés. En este caso, está en juego nuestro medio de subsistencia, ya que –llegado un caso extremo- no siempre es tan fácil cambiar de trabajo. Padecer las agresiones y cambios de humor de un superior despótico o arbitrario es una situación difícil de sobrellevar. Por otra parte, la mayoría de las veces, en el ámbito laboral no existe la posibilidad de resolver la situación mediante un diálogo franco o pedir cambios de actitud; aquí hay un limitante: la relación está determinada por el poder.

problemas personales

En lo que respecta a este tipo de conflictos, lo importante es:

• En principio, establecer si uno es el generador del conflicto o si es la otra persona quien tiene relaciones problemáticas con los demás (y no sólo con nosotros).

• Muchas veces es imposible modificar la situación de malestar; existen personas conflictivas de por sí que necesitan permanentemente mantener a los otros, en una situación de inferioridad. Este tipo de individuos, inseguros y con baja autoestima, descalifican a otros para sentirse calificados o bien controlan para lograr seguridad.

• Optar por someterse para apaciguar el conflicto es riesgoso, no sólo porque resulta angustiante, sino porque quien necesita someter puede no tener límites, actuar de modo arbitrario y estar ávido de demostrar que siempre detenta la autoridad.