Cómo un hijo cambia la vida de la pareja

relaciones_de_pareja

Muchas parejas acaban por volverse locas con la llegada de su primer hijo. Y no es precisamente por el hecho de que no se esperaran que el bebé necesita un cuidado diario del que no se puede prescindir en ningún momento, ni tampoco por las noches en vela que les hace pasar; si no por el hecho de que esos dos que eran antes, han dejado de ser lo que eran para convertirse en algo que ni al uno ni al otro os gusta.

La llegada de un hijo cambia la vida de pareja de forma radical. Ya no hay la intimidad de antes. Las prioridades son otras. Y el otro pasa a estar en un plano secundario cuando estaba acostumbrado a ser el principal actor. Y todos esos cambios, provocados sobre todo por la falta de costumbre cuándo llega el primer hijo (por lo general el segundo es más sencillo) pueden provocar serias crisis de pareja.

Y es que para todo cambio necesitamos un período de adaptación. Lo que hay que hacer es reservarnos ese tiempo. Procurar mantener la calma, y siempre que podamos ser conscientes de que esa impotencia que sentimos, esa necesidad de ubicarnos y saber bien qué es lo que está pasando también la vive nuestra pareja, porque ser padre y ser madre te cambia la vida de igual manera. Eso y el tiempo son los mejores aliados para enfrentar los cambios en la vida de pareja con la llegada de un hijo.

Ir arriba