Discusiones: Como hacer para que él te perdone

Cuando metes la pata, un simple «perdóname» quizá no sea suficiente. Aquí, consejos para ablandar su corazón y lograr que él te perdone.

Dale espacio

Seguramente tenes la necesidad de hablar con él lo antes posible sobre el tema, pero a veces lo mejor es dejar que se enfríe solo. «Cuando tengo una pelea importante con mi novia, me tomo un par de días hasta que estoy listo para arreglar las cosas», asegura Nicolás, de 35 años. «Salir con amigos en vez de quedarme discutiendo con ella me ayuda a desahogarme». No te preocupes si anda de bar en bar con su grupete: eso no significa que no te tenga en su cabeza, pero es la manera de reflexionar de muchos hombres.

No discutas

Aunque con toda lógica le demuestres que está equivocado y que te mereces su perdón, no lo vas a conseguir peleando o gritando. De hecho, la vas a embarrar más. «Disculparte con él pero seguir sosteniendo que tienes razón no sirve de nada» asegura Bruno, de 31. «Si ella argumenta que una vez yo la lastimé y ella me perdonó, está desviando la atención del verdadero problema». Los varones odiamos estar peleados mucho más que ustedes, así que no lo vamos a prolongar por mucho más. Pero necesitamos perdonar bajo nuestras condiciones.

crisis

Infla su ego

Un hombre nunca es inmune a los halagos. Si decís o haces algo que lo haga sentir bien, no solo va a encantarle sino que le recordará por qué está loco por vos. Y puede ser tan simple como festejarle un chiste. «Ese es mi punto débil», admite Juan, 29. «Si salimos con amigos después de una pelea, yo me hago el gracioso y escucho la risa de mi novia, siento que podría perdonarle casi todo».

Se dura contigo misma

Un hombre que te quiere bien nunca querrá que te castigues… salvo que lo estés haciendo para su propio beneficio. «Salía con una chica que se rayó de un día para el otro y cortó la relación», cuenta José, 25. «Unos días después me mandó un e-mail, y en lugar de explicar por qué se había portado así, me dijo que pensó las cosas desde mi perspectiva y que se sentía muy atormentada por cómo había actuado». Ah, derramar algunas lagrimitas también funciona de maravillas… ¡pero no cuentes que yo te lo dijimos aquí!