5 trucos para excitar a un chico

seducción

Ellos como nosotras tienen zonas de su cuerpo que a veces pasan desapercibidas pero que tienen un gran potencial a la hora de excitarlo sexualmente, con lo que si no las conoces aún, es un buen momento para explotarlas.

Hoy en nuestro blog volvemos a hablarte de nuevo de excitarles a ellos, porque al igual que nosotras tienen ciertas zonas erógenas que vale la pena conocer porque se repiten en prácticamente todos los casos. En este caso intentamos dar con aquellas más ocultas, menos conocidas, que en realidad no asociamos directamente al deseo sexual.

Y la verdad es que cuando las pruebes, si es que te atreves a hacerlo, puede que tanto tu, como tu chico acabéis por re-descubrir algunos detalles que hasta ahora habían pasado desapercibidos. Así que a continuación pasamos a conocer los 5 trucos para excitar a un chico.

excitar

5 trucos para excitar a un chico

  • La nuez: aunque casi nunca le prestamos mucha atención, lo cierto es que está conectada de forma directa con los genitales y a muchos les produce un placer desconocido y extremo. ¿Aún no has probado a pasar tu lengua despacito por ella?
  • La oreja: la zona que se encuentra entre el lóbulo es una de las erógenas por excelencia. Aunque tampoco está nada mal el arte del susurro con alguna palabra que sepas que le vuelve loco.
  • Labios: no los labios en sí mismos como si fueras a darle un beso, que esa parte ya te la conoces. La zona que se encuentra entre el labio inferior y la barbilla es una de las más potentes, y vale la pena tenerla en cuenta de cara a conseguir una excitación máxima.
  • Pezones: Los pezones son sin lugar a dudas una de las zonas erógenas por excelencia, y en este caso nos encontramos con una de las clásicas, pero que desde luego a veces se nos quedan olvidadas en el tintero o no buscamos la creatividad a la hora de excitarla
  • Antebrazo: esta es muy poco conocida, pero justamente por la parte anterior del codo, a la altura de éste, dónde está la articulación tienes en realidad una de las zonas erógenas más interesantes.
  • Imagen: paparutzi