Vida sexual satisfactoria: Aprende a estar a gusto con tu cuerpo

pareja ducha

Para tener una buena vida sexual, tenemos que sentirnos bien con nuestro cuerpo. Lamentablemente, muchas mujeres tienen una imagen negativa de sus cuerpos. Cuando se miran al espejo, sus ojos se enfocan inmediatamente en las zonas que ellas consideran «problemáticas». Y esta sensación de descontento con el propio cuerpo se transmite después a la cama: en lugar de disfrutar de las caricias de sus parejas, están pensando en lo gordas que están o en lo feas que se sienten.

• Para aprender a estar a gusto con tu cuerpo, antes que nada, trata de pensar de manera realista. Cuando vayas de compras o estés en el gimnasio, mira a su alrededor: verás que hay muchas mujeres hermosas y, sin embargo, si prestas atención a los detalles, verás también que todas tienen distintas formas de cuerpo y distintas medidas.

• Además, pídele a tu pareja que te diga cuáles son las partes de tu cuerpo que más le gustan y que te lo repita con frecuencia.

• Por último, admirate a ti misma. Mírase al espejo y las partes de tu cuerpo que más le gustan. Destaca qué es lo que más te gusta de ellas (por ejemplo, que los brazos lucen bien formados y con músculos tonificados, etc.). Esto te ayudará a apreciar más tu cuerpo.