Tu ex y tú: ¿amigos? (I)

 amiguex

Una de las situaciones más complicadas que una pareja recién separada puede enfrentar es la necesidad de convertirse en amigos, ya sea porque las circunstancias así lo requieren (trabajan juntos o tienen hijos) o porque el afecto o la soledad los impulsa a seguirse necesitando incluso después de haberlo dejado. Pero este escenario idílico ¿realmente es posible? Aquí te damos algunas ideas que pueden ayudarte a pasar por esta desconcertante etapa:
El tiempo es el consejero más sabio: Por mucha urgencia que sientas por llamarle o estar a su lado, debes concentrarte en que esa relación ya terminó, y que no es justo para ninguno de los dos no darse un tiempo para asumir esa pérdida. Cuando ambos se hagan a la idea, y los sentimientos de por medio sean más estables, pueden considerar empezar a hablar de ser amigos.
Evalúa la ruptura: Por lo general, el que deja se siente más capacitado para seguir adelante con su vida que el que no le puso punto final a la relación, aunque suele suceder que el primero sólo desea eliminar la relación amorosa, pero continuar con el cariño y la confianza que esa persona le proveía. Analiza las causas de la ruptura y ubica en qué posición te encuentras: ¿por qué deseas su amistad? ¿es un impulso sincero, o una forma de retener al otro por mero egoísmo u orgullo?
(Continúa)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here