Tiempo de independencia: ¿Cuándo emprender nuestro propio proyecto?

emprendedora

Hay características singulares que, por distintos caminos y deseos, llevan a la realización personal en el acto de creación de un proyecto independiente. Esta instancia aparece en el recorrido laboral como meta necesaria para seguir desarrollándose, crecer y mantener viva la pasión por el trabajo.

Cómo se gesta

En ocasiones. hav quienes después de un tiempo importante del ejercicio de una profesión, tarea u oficio y habiendo atravesado diversas experiencias, errores, aciertos y sentimientos comienzan a sentirse como peces en el agua en su labor cotidiana. Se relajan v se sienten capaces de resolver situaciones sin acudir a sus superiores. Poseen con más frecuencia y determinación propios criterios para actuar, ideas novedosas y creativas. Han generado su forma particular de ver y abordar las múltiples demandas del escenario laboral.

Queda un trecho….

Hay, trabajadores que sienten que ése (puesto de trabajo) no es el lugar asignado para ellos en la organización, entonces, consciente o inconscientemente se inicia un proceso con conflictos entre pares y superiores. Las consecuencias se traducen progresivamente en desgano, aburrimiento, sensación de frustración, falta de reconocimiento y una gran necesidad de volcar el bagaje productivo que fluye.

Una posibilidad

Comienza a instalarse con más fuerza aquella idea que siempre había estado en el horizonte: es tiempo del propio proyecto. Aquí aparecen los miedos y las dudas: dejar un lugar de seguridad para avanzar a lo desconocido: ¿Cómo será? ¿Podré hacerlo solo? Abundan los interrogantes. ¿Qué y cómo hacer? Es imprescindible realizar una evaluación minuciosa de nuestro proyecto y contar con el asesoramiento correspondiente.