Secretos sexuales que los hombres guardan (II)

pareja en la camaTE COMPARA CON SU EX NOVIA

Es cierto: tu hombre tiene una cinta métrica especial con la que te mide de arriba abajo. Cómo te ves, qué tan buena sos en la cama, cómo te llevas con sus amigos… Pero eso no es necesariamente malo. «Es normal hacer comparaciones y su ex es el punto de referencia más cercano», afirma el doctor Christopher Blazina, profesor asociado de psicología en la Universidad de Tennessee, Estados Unidos.

Lo que debes hacer Nada. Sólito va a llegar a la conclusión de que nadie con quien haya estado te llega a los talones: la maratón de comparaciones que en silencio convive en su cabeza va a desaparecer. Aunque si te sale con frasecitas como «Mi ex siempre…» o «Mi última novia nunca…» pónete en campaña y hace algo. «No es necesariamente una señal de que no la haya superado, pero puede lastimarte», asegura Blazina. Cuando eso suceda, estás en todo tu derecho de decirle que no querés detalles, por ejemplo, del viaje .que hizo con ella a Las Leñas. El pobre quizá ni se da cuenta de lo que hace y así deje de refregarte a su ex por la cara.

TODAVÍASEMASTURBA, CON MAYOR FRECUENCIA DE LO QUE CREÉS

El 20% de los hombres aceptó que se hace justicia por su propia mano a diario; otro 33% confesó hacerlo tres veces a la semana, casi siempre solos, por lo general en la ducha.

Lo que debes hacer Depende de cuánto te afecte esta costumbre. En sí, la masturbación es un comportamiento normal, pero si tu caballero evita el sexo o tiene problemas para llegar al climax cuando están juntos, son señales de que, controlar el asunto ya no está… en sus’ manos. Hay hombres que tienen sexo ‘ con otra persona una o dos veces al mes, y se masturban de 20 a 25 veces. Si sospechas que ese es el caso, hace que sus manos retornen adonde pertenecen: a tu cuerpo. «Para recaptar toda su atención nácele un striptease, asegurándote de mirarlo fijamente a los ojos, ¡en todo momento!», sugiere Rampolla. Muchos hombres se autoerotizan hoy en día para liberar el estrés producido por la situación económica. ¿Te suena familiar? Dale dosis extra de afecto físico (un masaje en la espalda o en la cabeza). Esto ayudará a que te relacione con un sentimiento de comodidad y tranquilidad.