Primera cita en la casa de la pareja: Cómo actuar

Ya sea una primera entrevista laboral o en las primeras citas de un noviazgo, el acudir a un encuentro por primera vez siempre produce algo de ansiedad y claro está que la primera visita a la casa del novio o novia no es una excepción. Entonces, ¿por qué nos ponemos tan nerviosos? Aunque previamente algo se sabrá sobre la familia, está presente la expectativa o, sobre a quiénes vamos a conocer, cómo nos van a recibir. Por supuesto, siempre se quiere agradar. Lo que se juega aquí es, si se va a ser aceptado o no, y como esto no depende solo de la propia voluntad, genera ansiedad.

conocer familia

Mí gente

Cada uno de nosotros proviene de una familia que nos ha transmitido valores y formas de vincularnos que hacen a nuestra singularidad. En cada familia se ocupa un lugar: el es el más grande, el del medio, el más lindo, el estudioso, el vago, etcétera; estos dichos pondrán de manifiesto el lugar y la valía que se tiene en esa familia, que conjugan las expectativas que se depositan sobre cada hijo y que también se juegan al momento de la presentación de una pareja.


Adiós a los condicionamientos

Estar advertidos sobre esto no implica que debemos cumplir con las expectativas de la familia del novio. Seguramente, en los primeros encuentros, la persona se puede sentir condicionada porque desea causar una buena impresión. No obstante, no hay que perder de vista la importancia de conservar la naturalidad, mostrarse sin sobreactuar, y sin proyectar una imagen que no es.

Nueva etapa

El hecho que en cierto momento del noviazgo se presente al partenaire a la familia significa entrar en una nueva etapa de la relación, con un proyecto que incluye ubicarse y ser ubicados en una estructura vincular llamada «pareja más formal». Dentro de una estructura más amplia que es la familia, se va a diferenciar de ésta para inaugurar una nueva historia que sólo protagonizará la pareja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here