Motivos por los cual podemos ser infieles

infidelidad-2

En general, los momentos de cambio, de duelo, de nacimiento, de conflictos profesionales, de crisis en la mitad de la vida o en momentos de balance personal, provocan la búsqueda de una persona nueva. Somos infieles:

  • Por desamor. Ya no amas a tu pareja y buscas un motivo, aunque sea inconscientemente, para recuperar tu libertad.
  • Por falta de pasión con tu pareja. Sentir que tienes una vida emocional pobre o mediocre lleva a buscar, incluso si saberlo, a alguien capaz de activar tu libido.
  • Para ampliar la propia experiencia sexual. Y, en el caso de las mujeres, intentar alcanzar el orgasmo cuando no lo consiguen con su pareja. A veces, las condiciones clandestinas contribuyen a liberar unas pulsiones más salvajes.
  • Por aburrimiento. En las parejas de larga duración, el deseo de sentirse de nuevo deseado constituye
    una sacudida de vitalidad.
  • infidelidad1

  • Por soledad afectiva. Cuando sientes que tu pareja se ha convertido en un desconocido, o bien es demasiado conocido. Las salidas o los paseos antes silenciosos se convierten en una fiesta cuando los compartes con alguien cuya vida te interesa y que se interesa por ti.
  • Porque tu pareja es demasiado conflictiva. La sexualidad necesita calor, suavidad, ternura y afecto.
  • Porque te sientes menospreciado. La desvalorización de uno mismo llama a la relación con alguien que se interese, que te muestre dedicación y te escuche.
  • Porque te enamoras de alguien que representa lo nuevo y diferente. Cuando estás desarrollando nuevas facetas de tu vida, quien te estimula a crecer se convierte en un elemento clave. Lo cual no significa que hayas dejado de amar y de querer a tu pareja en tu vida.
Ir arriba