Eres una chica demasiado divertida

diversion

Precisamente porque tienes tanta energía y avidez de aventura es fácil entender que la gente gravite a tu alrededor. Siempre mantienes tus niveles de adrenalina en su punto más alto gracias a una agenda plagada de citas interesantes. Pero (siempre hay un  PERO) si bien es estupendo que sepas divertirte así de bien, necesitas hacer un repaso al resto de tu vida para no desequilibrar otros aspectos. Además, tu eterna buena disposición para la juerga puede acabar agotando a esos amigos incapaces de seguirte el ritmo.

No te estamos diciendo que dejes atrás tus noches locas, te repantingues en el sofá y te dediques a ver películas clásicas, pero sí que incorpores a tu rutina actividades algo más pausadas. Por ejemplo, tómate un día a la semana para desconectar y disfrutar de unas horas de soledad, ya sea zambulléndote en un baño relajante o leyendo un buen libro.  Así dicho, puede sonar más como obligación que devoción, pero en tu mano está el transformarlo en una oportunidad para recargar las pilas.

Debés tener presente que: la próxima vez que te tiente la idea de quedarte en ese nuevo pub hasta la hora de cierre o aprovechar los días de puente para hacer un viaje loco, piensa en las conscuencias y sigue siendo la chica más divertida del mundo sin tener que pasarte las 24 horas de juerga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here