El poder de una mirada seductora

seducir1

La mirada es el recurso verbal más expresivo que tiene el ser humano. Con una simple mirada podemos decir desde “te quiero” hasta “te odio”, sin emitir una sola palabra. Si encuentras a alguien que te gusta y quieres intentar seducirle, empieza por utilizar tu mirada “especial”. Una mirada seductora es una mirada potente e intensa que se detiene en los ojos de la persona elegida unos segundos más de lo habitual.

Prueba a sostener tu mirada el tiempo que tardas en decir para ti: “te estoy mirando ¿te fijas tu en mí?”. Luego, aparta tu mirada de forma intencionada, y en un rato vuelve a buscar sus ojos. La mirada seductora es intermitente. Si el juego de la seducción ha empezado a funcionar, las miradas -entre seductor y seducido- se buscan y se encuentran “por casualidad” en sucesivas ocasiones. Los ojos expresan un mensaje: “tú me interesas”.