El amor funciona como una adicción

amor

Estas o estuviste enamorada de alguien que sabías no era bueno para ti, pero como dicen el amor es ciego y no elegimos de quien enamorarnos. Existen muchas relaciones amorosas destructivas que pueden llegar a convertirse en una «adicción». Sabemos que nos hacen sufrir, que no somos felices pero por alguna razón no encontramos la fuerza suficiente para dejar todo atras y buscar algo mejor.

Hoy les hicimos la siguiente pregunta a nuestros especialistas: ¿Que tiene en común una relación amorosa destructiva con las adicciones?

Ellos nos respondieron lo siguiente: El enamoramiento puede llegar a ser mucho más potente que cualquier adicción. El amor moviliza un conjunto similar de endorfinas (dopamina, serotonina, etc) que ciertas drogas, es decir, que actúa sobre el sistema nervioso central, con cambios temporales de la percepción, ánimo, estado de conciencia y comportamiento, pero es que además, cuenta con una serie de refuerzos afectivos y sociales de los que carecen otras dependencias, como la adicción a las compras o las sustancias psicotrópicas.

Por tanto, lo que tienen en común el amor y la adicción es la dificultad para poder abandonarlas, para pasar más de un día sin volver a esa sustancia, o a esa relación tóxica que nos daña.