Relaciones saludables: Si lo quieres, déjalo libre

dejar ir1

Hoy los especialistas nos dan algunos consejos para llevar adelante una relacion saludable……utilizando el conocido dicho: Si lo quieres, déjalo libre.

Desecha la fantasía de ocupar cada resquicio de la vida de tu pareja. Una cosa es compartir y otra cosa muy diferente es vivir pegoteados. Pon tus necesidades de independencia en palabras y escucha también los reclamos del otro en ese sentido.

Establece acuerdos y negocia. Pero teñe en cuenta que los acuerdos no son eternos. Cada tanto es preciso establecer otros pactos más acordes con las nuevas etapas que se van viviendo. Los pactos deben renovarse en todas las áreas, tanto en el de las amistades en común como con las amistades personales, en el tiempo libre, en los hobbies, etcétera.

No confundas necesidad de independencia por parte del otro con desamor. Una pareja precisa una distancia óptima. Encontrar esa distancia constituye un trabajo que no hay que dejar de realizar cada día.

Para que exista el deseo de la presencia del otro, es necesario que, primero, se dé la ausencia. Nadie reclama nada de lo que se sienta colmado. Es el sentimiento de libertad en compañía lo que acerca a dos personas que se aman. Una pareja edificada sobre la renuncia constante a los propios intereses tiene prefijada su fecha de vencimiento.

Procura separar cuánto hay de legítima necesidad de compañía, y cuánto de celos y deseos de posesión hay en cada reclamo que le haces a tu pareja.

Ten en cuenta que vivir de a dos no significa que automáticamente se esté de acuerdo en todo. Hay personas que precisan más independencia que otras. Aprender a conocer y a respetar las necesidades de nuestra pareja en ese sentido es fundamental para lograr la armonía.

A veces, el miedo a que el otro se nos escape de las manos por temor al compromiso es una de las razones que nos lleva a agobiarlo, a exigirle, a pedirle que nos done su vida por entero.

Aplica el famoso proverbio que dice: «SI quieres que me quede a tu lado, déjame volar». Sólo quien se siente libre en compañía tiene deseos de seguir estando en compañía.

Ten en cuenta que una pareja armónica es, entre otras cosas, aquella que sabe entre espacios propios y comunes. Aunque ese equilibrio no se encuentre de la noche a la mañana, lo importante es comenzar a buscarlo ya mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here