¿Qué es lo atractivo de la infidelidad? (IV)

infidelidad4

¿LA MUJER SIENTE MÁS CULPA QUE EL HOMBRE CUANDO COMETE UNA INFIDELIDAD?

Sí, en general, ocurre así. Esto tiene que ver con una herencia de la tradición judeocristiana que arrastramos hasta hoy. Lo que aparece en los hombres es el temor a romper la estructura familiar. No tanto por lo que su mujer pueda llegar a sentir o a decir, sino vergüenza por los hijos: qué van a pensar si se enteran eso de su padre.

¿ES CIERTO QUE LOS HOMBRES SON MAS PROPENSOS A TENER AVENTURAS, Y LAS MUJERES CONSTRUYEN RELACIONES PARALELAS Y SE ENAMORAN?

Lo que observo en mi consultorio y conversando con colegas es que los hombres no se involucran emocionalmente con sus aventuras extramaritales, cosa dife¬rente de lo que les sucede a las mujeres. Se ha llegado a hablar de infidelidad sexual e infideli¬dad emocional. En la mujer, es más frecuente que se involucre emocionalmente. El hombre es más reacio a ese compromiso, porque, para él, es más importante conservar la estructura familiar. Y lo que más teme perder no es, a lo mejor, a su pareja sino la estructura familiar de mujer e hijos, que, a veces, incluye la familia de origen propia y la de su pareja.

¿Y LA MUJER NO TEME PERDER LA ESTRUCTURA FAMILIAR?

Sí, pero la mujer en general se queda con los hijos. Lo que ellas temen, y el motivo por el que no se separan y se van con su amante, es tal vez el factor económico. Si esto les significa una importante pérdida del nivel de vida de ellas y del de sus hijos, no lo van a hacer.

¿LA INFIDELIDAD NO ES MOTIVO SUFICIENTE PARA ROMPER UNA PAREJA?

No, no siempre. Del mismo modo, para que se rompa una relación, no es necesaria la existencia de un amante; sino que es suficiente con perder cosas tan valiosas como el placer de estar juntos, el calor emotivo, la intensidad, la satisfacción sexual o la comunicación.

¿SE DEBE PERDONAR UNA INFIDELIDAD?

El perdón existe. Pero, cuando uno perdona, asume que elige seguir adelante a pesar de todo, haciéndose cargo de esa decisión y no naciendo cargo a la otra parte. Y, también, hay que ver si el que cometió la infidelidad está arrepentido y quiere ser perdonado. A veces, lo que quieren es la ruptura y cometen la infidelidad para separarse. Hay que ver más allá del detonante, qué pasaba en la pareja antes de la aparición de ese otro u otra. Qué pasó con la intimidad, por qué cayeron en la rutina, por qué no se proponían salidas, por qué dejaron de demostrarle al otro que lo querían.

¿SE PUEDE RECONSTRUIR LA PAREJA LUEGO DE UNA INFIDELIDAD?

Sí, hay casos de parejas que, luego de una infidelidad, han crecido y evolucionado. Por supuesto que esto implica madurez, diálogo y entendimiento.

¿QUÉ ES LO QUE NOS ATRAE DE LA INFIDELIDAD?

Lo atractivo de la infidelidad es presuponer que vamos a poder lograr todo eso que sentimos no tener en el matrimonio, que vamos a romper con la rutina. Cuando, en realidad, la rutina se rompe haciendo cosas con el otro. El encanto también tiene que ver con levantar nuestra autoestima. Necesitamos la mirada y el elogio del otro. El mayor encanto es suponer que vamos a encontrar en otra persona aquello que idealizamos, en una situación en la que se pone en juego lo prohibido y que por eso es muy deseada.