¿Qué es lo atractivo de la infidelidad? (II)

infidelidad2

¿HAY PROFESIONES MÁS ENGAÑADORAS QUE OTRAS?

Sí, en toda profesión donde se pone en juego el poder o el prestigio, quien lo detenta, sea médico, terapeuta o jefe, se considera con el derecho a seducir a su paciente, empleada o secretaria. Junto a un equipo de investigadores, presentamos un trabajo en el último Congreso de Psiquiatría que hablaba del acoso de los profesionales de la salud, pero no es el único ámbito donde esto ocurre. Creo que está en las mujeres la responsabilidad de poner límites a esa seducción y denunciar el acoso.

¿CÓMO PODEMOS DETECTAR SI NOS ENGAÑAN? ¿EXISTE DN LENGUAJE CORPORAL DEL INFIEL CUANDO NOS MIENTE?

Existen ciertas señales que pueden encender la alarma. Algunos indicios podrían ser:

Ha cambiado su fogosidad sexual y rechaza el contacto cercano.

Antes aconsejaba a su pareja sobre alguna manera de vestir o de maquillarse, y ahora dejó de interesarle.

Él comienza a traer muy seguido diferentes regalos, cosa que antes no solía hacer.

Se queja porque su ropa no está perfecta, cosa que no hacía antes. Se prueba varias veces prendas diferentes, cambia de perfume y renueva su vestuario abruptamente.

Prefiere estar menos en lugares públicos y elige lugares reservados kjos de la gente para, quizás, evitar encontrarse con alguien.

Comenzó a suspender compromisos de pareja o de negocios con motivos bien justificados, pero lo hace cada vez más seguido. Su actitud hacia la responsabilidad ha cambiado y ya no se preocupa tanto por llegar tarde.

Prefiere no hablar de ciertos temas (no sólo de la pareja) y permanece mucho tiempo en silencio y pensativo.

Pero lo importante es que, si alguien cree que está siendo engañando, lo más recomendable es, antes de salir a recolectar pruebas, tratar de charlar con sinceridad con la pareja. Preguntarnos qué nos está pasando con nuestra pareja, si estamos satisfechos, si conversamos, tenemos momentos de intimidad, nos permitimos momentos de erotismo…

¿Y QUÉ PASA SI ENCONTRAMOS ALGO?

Antes de ponerse a buscar, hay que tener en claro si estamos dispuestos a enfrentar una realidad que puede ser dramática y a tener una idea de qué vamos a hacer, qué decisión vamos a tomar si encontramos una infidelidad, ¿estamos dispuestos a separarnos, a perdonarlo, a hacer una terapia de pareja?

En general, este tipo de pesquisas suelen ser muy devastadoras. El cónyuge engañado se vuelve suspicaz y anda tras cualquier pista que le asegure que la relación extramarital llegue al fin. Y cae en un círculo vicioso en el que su conducta depende por entero de «descubrir la verdad». Llega a compararse con el/la amante en físico, poder, dinero, inteligencia y se ubica, por lo general, en un rol inferior. Yo soy partidaria de tratar de hablar con la pareja y no entrar en este juego de detectives.

¿Y SI ES LA PAREJA LA QUE NOS CONFIESA SU INFIDELIDAD?

Ya sea que nuestra pareja «confiese» o que lo/la descubramos, tratemos de (cuando se pase un poco el enojo) dialogar; qué fue lo que pasó, si responde a alguna falla de la relación, si puede reparar lo que hizo, si hay que modificar ciertos acuerdos. La infidelidad se puede perdonar o no, pero no se la puede dejar pasar por alto.