Ser una buena persona sólo garantiza maltrato

Nos han enseñado a dar la otra mejilla en el caso de una agresión violenta. Esa es la manera que, al estilo de Ghandi, nos han dicho que esa actitud hará que nuestros agresores desistan en su ataque. Desgraciadamente, estamos equivocados.

Ser una buena persona s%C3%B3lo garantiza maltrato

Dar pasividad a cambio de la violencia sólo hará que los agresores crean que su comportamiento es el correcto, y que bajo ese tipo de presión obtendrán lo que desean.

Eso nos dice Clifford N. Lazarus, en un artículo publicado en Psychology Today, y en el que desarrolla la teoría de la Ley del Efecto, que estudia el comportamiento de las personas ante ciertos estímulos.

Según la teoría del doctor Lazarus, si uno se comporta amablemente con la gente que es grosera y agresiva, pensarán que nos gusta que nos traten mal, e insistirán en el maltrato.

Algo que vale para las relaciones sociales, familiares y románticas. Y en el caso de las románticas, puede ser una explicación para el origen del maltrato.

De manera que, de aquí en más, no seas una buena persona con quien no lo es contigo: no pongas la otra mejilla… Y devuelve el golpe.