Qué sentimos cuando nuestra pareja nos engaña: La ira

infidelidad2

Seguiremos viendo las principales claves en relación al desengaño amoroso. Ya hemos visto el síndrome de abstinencia así como la culpa. Otro de los síntomas del desengaño amoroso es la ira el cual trataremos en este artículo.

Los reproches se dirigen a quien nos ha abandonado, porque consideramos que se ha comportado de forma indigna con nosotros. El traidor se nos aparece en recuerdos como el diablo; un ser maligno, fútil e ingrato a quien desearíamos ver tan sólo para mostrarle nuestro tremendo enfado. Se manifiesta en forma de ataques de ira contenida, fundamentados en los recuerdos de los errores de la otra persona.

Varios indicios nos llevan a conjeturar que, antes de abandonarnos, seguramente ya se veía con otra persona desde una fecha que nos esmeramos en descubrir con empeño. Cavilamos sobre sus «ruines» intenciones. Pensamos que si, poco antes de dejarnos, nos había jurado amor eterno, está claro que nos había mentido o había demostrado una vil y aberrante hipocresía.