Problemas tipicos de las parejas: Los celos

celos

LOS CELOS

¿CUÁNDO SON NORMALES Y CUÁNDO PUEDEN DESTRUIR UNA PAREJA?

En toda relación, una cuota de celos denota interés por el otro, por cuidar a alguien a quien consideramos valioso. Pero, cuando los celos se tornan exagerados o enfermizos, terminan destruyendo la relación. Porque toda pareja se asienta habitual-mente en tres soportes: amor, compañerismo y confianza. La confianza implica tener en cuenta que nadie es dueño de nadie. El otro es una persona autónoma que elige estar con uno.

¿CÓMO PODEMOS EVITAR QUE ARRUINEN LA RELACIÓN?

Creo que, desde un inicio de la relación, no hay que dar lugar a los planteos que parecen inocentes, pero que encierran un intento de control. Se empieza por preguntar: «¿qué ropa te pones, con quién te vas a ver, o a qué hora volvés?». Pero, si se toleran estas pequeñas injerencias, esto da lugar a una intromisión cada vez mayor. Entre personas que se quieren y se tienen confianza, cada uno es dueño de vestirse como quiere, salir con amigos sin su pareja o disponer de su tiempo sin que esté necesariamente engañando al otro.

PERO NO SIEMPRE ES FÁCIL HACER ENTENDER ESTO, ¿CÓMO SE «CONVENCE» AL OTRO DE QUE UNO SE ESTÁ «PORTANDO BIEN»?

No se trata de convencer a nadie de que uno está haciendo las cosas bien, porque no es un chico y el otro no es un padre. Habría que ver qué pasa con la confianza. Hablar y tratar el tema. Ver entre ambos qué actitudes provocan desconfianza, ver si se pueden cambiar o si es un problema del otro que le cuesta creer. En todo caso, cuando falla la confianza la pareja tiene mal pronóstico.

¿Y QUÉ PASA CUANDO LOS CELOS SON FUNDADOS O HAY UNA INFIDELIDAD?

Cuando hay una infidelidad, aunque no se confiese ni se descubra, el otro la intuye y, muchas veces, prefiere negar esa realidad dolorosa. Pero ocurre que ya no confía y, al destruirse la confianza, la pareja queda privada de uno de sus pilares y se desestabiliza.

Nunca una infidelidad es algo fortuito, siempre tiene razones que pueden ser tanto una necesidad propia de autoafirmarse y seducir como una disconformidad con el otro. En general, la infidelidad es una actuación de conflictos que no se hablaron. Pero también puede ser una oportunidad para replantear la pareja. No es fácil, pero algunos pueden, con mucho trabajo por parte de los dos, reconstruir la relación y volver a confiar.